REPORTAJE: CALZADO ESCOLAR



  • Al comprar no se deje llevar solo por lo estético, la moda o el precio, sino por la comodidad y la calidad del calzado.

  • Al comprar no hay que dejarse llevar por lo estético, la moda o el precio, sino también por la comodidad y calidad del calzado.

Aquí le damos una serie de recomendaicones que considerar, antes de comprar:

  • Es conveniente tener presente que el calzado escolar debe proteger adecuadamente el pie y durar todo el año.

  • El calzado escolar debe venir correctamente rotulado mediante marca permanente e indeleble y etiqueta autoadhesiva en ambos pies.

  • Es fundamental fijarse en la composición del calzado, en donde se especifica el tipo de material utilizado en la capellada (parte superior visible del calzado), forro y planta.

  • Es preferible comprar un par de zapatos después de un día de actividad normal, cuando los pies han variado su volumen (pies hinchados por dicha actividad).

  • Deben probarse con calcetines, conforme al uso previsto en el año (al menos, desde otoño a primavera).

  • Es normal que existan diferencias de tamaño entre ambos pies. Hay que empezar probándose el pie más grande y siempre probarse ambos.

  • Comprobar que el dedo más largo no toque la punta anterior al caminar.

  • Es preferible que la capellada (parte superior visible del calzado), sea de cuero porque otorga firmeza, flexibilidad, ventilación y adaptabilidad al pie.

  • La punta tiene que ser amplia para permitir la circulación de aire al interior de la horma, evitar los malos olores y permitir el posicionamiento normal de los dedos.

  • El talón debe ser duro para mantener los pies en buena posición y evitar lesiones (talón con contrafuerte premoldeado). A la vez, debe tener cierta flexibilidad para que el zapato se ahorme, es decir, mantenga la forma.

  • Prefiera la plantilla de envase y forro (ubicadas en el interior del zapato), forradas con badana (piel curtida de carnero u oveja), para que el pie pueda respirar.

  • De lo contrario, la transpiración puede provocar daños en la estructura del zapato y en la salud del pie. En orden decreciente de calidad, la composición de los forros que se encuentran habitualmente en el mercado son: a) badana, b) 100% algodón (tejido de punto), c) 60% poliéster y 40% algodón (tejido de punto), d) 100% poliéster, e) 100% poliamida, etc.

  • Prefiera la planta de goma (caucho natural vulcanizado). Es muy fácil que pretendan pasar al plástico por goma, por lo cual exija la etiqueta en el zapato, la que indica el material de fabricación.

En orden decreciente de calidad, la composición de las plantas que se encuentran habitualmente en el mercado son: a) caucho natural vulcanizado (goma), b) poliuretano (PU) de doble densidad, c) poliuretano termoplástico (TPU), d) caucho termoplástico (TR o TPR), e) cloruro de polivinilo (PVC), etc. Las plantas también se fabrican combinando estos materiales.

  • Si bien la lengüeta cumple un fin estético, en su interior debe estar forrada con badana para que el empeine no transpire. Además, cuando compre el calzado, debe probar su firmeza para que en el corto período no se corte. Mayor confort se logra cuando la lengüeta es acolchada.

  • Las costuras deben ser parejas alrededor del zapato. Dan una mayor firmeza y seguridad. Sus protuberancias dañan el pie.

  • Los cordones deben ser duros y resistentes para evitar que se deshilachen rápidamente.

  • Los ojetillos deben ser resistentes, preferentemente metálicos, para que no se aflojen y rompan con los cordones.

Exija su boleta. Es el comprobante y la garantía en caso de fallas en la calidad.

Fuente: SERNAC

Link a Página web del SERNAC