REPORTAJE SERNAC: Cuide los pies de sus hijos, ¿Cómo elegir un calzado escolar?


Sernac recomienda no dejarse llevar por lo estético, la moda o el precio, sino por la comodidad. Tenga presente que el calzado escolar debe proteger adecuadamente el pie y durar todo el año.

Para comprar tenga presente

  1. El calzado escolar debe venir correctamente rotulado mediante marca permanente e indeleble y etiqueta autoadhesiva en ambos pies. Es fundamental fijarse en la composición del calzado, en donde se especifica el tipo de material utilizado en la capellada (parte superior visible del calzado), forro y planta.
  2. Es preferible comprar un par de zapatos después de un día de actividad normal, cuando los pies han variado su volumen (pies hinchados por dicha actividad).
  3. Deben probarse con calcetines, conforme al uso previsto en el año (al menos, desde otoño a primavera).
  4. Es normal que existan diferencias de tamaño entre ambos pies. Hay que empezar probándose el pie más grande y siempre probarse ambos.
  5. Es preferible que la capellada (parte superior visible del calzado), sea de cuero porque otorga firmeza, flexibilidad, ventilación y adaptabilidad al pie.
  6. La punta tiene que ser amplia para permitir la circulación de aire al interior de la horma, evitar los malos olores y permitir el posicionamiento normal de los dedos.
  7. El talón debe ser duro para mantener los pies en buena posición y evitar lesiones (talón con contrafuerte premoldeado). A la vez, debe tener cierta flexibilidad para que el zapato se ahorme, es decir, mantenga la forma.
  8. Prefiera la plantilla de envase y forro (ubicadas en el interior del zapato), forradas con badana (piel curtida de carnero u oveja), para que el pie pueda respirar.
  9. En orden decreciente de calidad, la composición de los forros que se encuentran habitualmente en el mercado, fabricados con material textil, natural o sintético, son:

a) cuero

b) cuero/tela o cuero/textil

c) algodón (tejido de punto)

d) poliéster

e) poliuretano

f) lycra (elasteno)

g) nylon (poliamida)

  • Cuando se rotula forro sintético se está haciendo mención a cualquiera de estas fibras: poliéster, poliuretano, lycra (elasteno), nylon (poliamida), etc.
  • Prefiera la planta de goma (caucho natural vulcanizado). Es muy fácil que pretendan pasar al plástico por goma, por lo cual exija la etiqueta en el zapato, la que indica el material de fabricación.
  • En orden decreciente de calidad, la composición de las plantas que se encuentran habitualmente en el mercado son:

a) goma (caucho natural vulcanizado)

b) PU (poliuretano)

c) TPU (poliuretano termoplástico)

d) TR o TPR (caucho termoplástico)

e) PVC (cloruro de polivinilo)

  • Las plantas también se fabrican combinando estos materiales.
  • Cuando se rotula planta sintética se está haciendo mención a cualquiera de estos materiaes: PU (poliuretano), TPU (poliuretano termoplástico), TR o TPR (caucho termoplástico), PVC (cloruro de polivinilo), etc.
  • Si bien la lengüeta cumple un fin estético, en su interior debe estar forrada con badana para que el empeine no transpire. Además, cuando compre el calzado, debe probar su firmeza para que en el corto período no se corte. Mayor confort se logra cuando la lengüeta es acolchada.
  • Compruebe que el dedo más largo no toque la punta anterior al caminar.
  • No tolerar el menor roce al probarlos y al caminar, en particular si se debe a las costuras o protuberancias por fallas de fabricación.
  • El calzado escolar debe adaptarse a la morfología y fisiología del pie, asegurando su protección y sujeción.

Con su boleta usted tiene garantía:

  • De tres meses posteriores a la compra.
  • Durante el tiempo de garantía mínima obligatoria de tres meses, usted podrá reclamar cualquier defecto de calidad, no atribuible a un uso indebido, que dentro de dicho período pueda evidenciarse en el producto. Ello, con la finalidad de que el mismo le sea cambiado por otro, o se le haga devolución del dinero pagado, o sea reparado sin costo, en caso que ello sea posible.
  • Sepa que el proveedor (establecimiento en el que efectuó la compra), también tiene derecho a que su proveedor (distribuidor) le reemplace el producto defectuoso y los gastos que hubiere demandado el cumplir con la reparación o reemplazo del mismo al consumidor final, es decir, a usted.