Refrigerador: ¿cómo mejorar el consumo energético?

¿CÓMO MEJORAR EL CONSUMO ENERGÉTICO DEL REFRIGERADOR?

El consumo del refrigerador va a depender de su ubicación y uso, para lo cual hay que considerar la ETIQUETA ENERGÉTICA que viene pegada a cada refrigerador o en el catálogo adjunto. Al usarlo tengamos en cuenta:


  • La regulación del termostato del refrigerador influye en el consumo, puesto que cada grado adicional de enfriamiento supone un aumento del 5% en el gasto energético. Por esta razón, es aconsejable ajustar el termostato para mantener una temperatura de 6º C en el refrigerador y 18º C bajo cero en el congelador.
  • Evitar la formación de hielo. Por ello, si éste se forma con un espesor superior a 5 mm deberemos descongelar el refrigerador. Si no se descongela frecuentemente, la disminución del poder de refrigeración produce un aumento del consumo de hasta un 30%.
  • Colocar los alimentos de forma que pueda circular el aire libremente entre ellos y no pegarlos a las paredes del aparato.
  • No dejar abiertas las puertas del refrigerador por períodos prolongados, ya que conllevan un consumo de energía adicional para recuperar la temperatura seleccionada. Además de perder frío, se produce más escarcha perjudicando el rendimiento. Debemos tener decidido previamente qué vamos a cocinar y de ahí abrirlo. Al llegar de las compras, una buena medida es clasificar los productos por categoría, para así guardarlos con mayor rapidez y abrir la puerta la menor cantidad de veces posible.
  • No introducir alimentos aún calientes, esperar a que se enfríen fuera.
  • Descongelar los alimentos dentro del propio frigorífico. Esto no sólo nos servirá para aprovechar la inercia térmica, sino que nos evitará además el consumo del horno o microondas para esa labor.

Mantenimiento adecuado del Refrigerador:

  • Es necesario dejar unos cinco centímetros entre la parte trasera del refrigerador, la pared y los lados para aumentar la ventilación y alejarlo de focos de calor o de la radiación solar directa. Estos aparatos instalados en malas condiciones consumen hasta un 15% más.
  • Revisar la goma de la puerta, pues de su estado depende el grado de aislamiento del aparato.
  • Controlar que la ampolleta se apague al cerrar la puerta.
  • Evitar que no se acumule escarcha y descongelar el congelador cuando la pared de hielo sea muy gruesa (de 8 a 10 mm) siguiendo las instrucciones del fabricante.
  • Limpiar cada tres o cuatro meses las rejillas de la parte trasera para no obstruir la ventilación, las paredes y los estantes del aparato.
  • En ausencias prolongadas, desconectar el aparato y dejar sus puertas abiertas.


Una medida casera para evitar los malos olores es colocar dentro del refrigerador un frasco abierto que contenga bicarbonato en su interior.